El papel de los juegos educativos digitales en la planificación educativa

Suena ya a cliché, pero Internet ha cambiado todos los aspectos de la actividad humana, incluido el de la educación. Los recursos educativos que se usan hoy en el aula no tienen nada que ver con los que se manejaban hace apenas una década, pero es que dentro de un lustro se podrá decir lo mismo.

Los juegos educativos en un mundo digital

Todo va a la velocidad de la luz en la era de la información. Por eso los docentes no paran de correr para subirse al tren de alta velocidad que es la educación del siglo XXI. Y en sus vagones debe haber sitio para el juego. Vale, la inclusión del juego en las unidades didácticas no es algo nuevo, pero hasta el momento su aplicación había sido limitada a ciertas áreas.

Las asignaturas artísticas se han visto siempre enriquecidas por la gamificación, aunque ahora hasta las materias más “serias” tienen su hueco en las programaciones didácticas basadas en las competencias digitales. Unas programaciones que unen contextos formales, típicos de la escuela, con los informales, propios del entorno de los alumnos.

Ahí está en realidad el quid de la cuestión, en el uso de la tecnología para fusionar todos los espacios donde se mueven los nativos digitales, cada vez más vinculados al ocio en la Red y la cultura virtual. No queda otra; la inclusión de juegos online (u offline) en el aula es indiscutible para reforzar el aprendizaje de los más pequeños.

Beneficios de los juegos didácticos en el aula

Además, los juegos para niños en formato digital tienen infinidad de ventajas cuando se incluyen en el contexto académico. Para empezar, permite a los alumnos apoderarse del proceso de aprendizaje usando herramientas que manejan prácticamente desde que nacen. En definitiva, si estos juegos se usan en formato 2.0, con todo el componente social que ello implica, los resultados formativos pueden ser asombrosos.
imagen

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *