Mejores juegos de mesa para niños

Blog Cokitos 0

Con el cambio de estación y la llegada del otoño cambiamos parte de las actividades al aire libre por otras que nos aporten más refugio y comodidad ante las inclemencias del tiempo. Los juegos dentro de casa se renuevan un año más y en este artículo queremos repasar algunos de los mejores juegos de mesa para niños.

Aunque los juegos clásicos de mesa son fijos a la hora de elegir actividades de ocio en familia, hemos analizado algunos juegos nuevos, que ofrezcan nuevos desafíos y se presenten como interesantes novedades para pasar un tiempo alrededor de la mesa. Además de estar entretenidos durante horas, los niños (y adultos) pueden desarrollar habilidades imprescindibles en la actualidad, como el pensamiento crítico.

Ubongo Junior

Se trata de un juego para 1 – 4 jugadores, que consiste en competir para colocar las piezas de tetris con animales lo más rápido posible. Obtén gemas cuando seas hábil y coloques las piezas en el menor tiempo posible.

Para jugar a Ubongo, comienza con 9 piezas diferentes por cada jugador. Coge 7 tarjetas de juego por cada jugador, y sitúalas de forma que no veas su contenido. Gira las fichas, recoge las piezas que señale cada tarjeta de juego, y usa el reloj de arena para usar el tiempo disponible y colocar las piezas de tetris con animales.

El punto divertido del juego es, cada vez que se termina una ficha, se grita la palabra “Ubongo” y se recogen gemas de la bolsa, tantas como número de jugadores para el jugador que acabe antes el puzzle. El siguiente en terminar coge una gema menos y así hasta 0. Si se termina el tiempo indicado en el reloj de arena, no podrás recoger ninguna gema.

En Cokitos se puede jugar online al tetris con animales, aunque con una mecánica muy diferente a la de Ubongo.

Crazzy Eggz

Crazzy Eggz es una versión moderna del juego “La danza del huevo”. Un juego muy divertido para toda la familia en el que se trata de demostrar la habilidad de cada uno jugando con un huevo en algunas partes del cuerpo.

El juego consiste en una huevera que contiene huevos blandos, de color naranja. También hay un huevo azul que servirá para desempatar en caso de llegar a una situación de tablas en el juego.

Para comenzar a jugar, se lanza el dado de las partes del cuerpo, y saldrá un resultado por ejemplo en el cuello usando el hombro y la cabeza, el pliegue del codo, entre las rodillas o debajo de la barbilla entre otros. Todos los jugadores cogerán un huevo y se lo pondrán en esa parte del cuerpo. Mientras tanto, se lanza el otro dado y se trata de cumplir esta segunda instrucción, que consiste en ser el primero o el último en hacer una tarea adicional. Un juego divertido para poner a prueba habilidades corporales, coordinación y atención y reacción.

Carcassonne Junior

La versión junior, para niños y niñas de aproximadamente 4 años, de este conocido juego Carcassonne. Una partida puede ser jugada por 2 – 4 jugadores. El objetivo del juego es lograr ser el primero en colocar todas las figuras en el tablero.

El juego dispone de losetas con ilustraciones que contienen caminos, niños, bifurcaciones, y 32 figuras de 4 colores, que hacen 4 grupos. Para empezar a jugar se hacen 3 pilas de losetas, y se cogen colores tantos como números de jugadores. Se pone al azar una loseta encima de la mesa y el primer jugador recoge otra loseta de un montón, y encaja los caminos, de forma que se ponen las fichas de cada color encima de los niños pintados en las losetas. Por tanto, se han de colocar las losetas de forma que formen caminos, y poner encima las fichas del color de cada jugador para tratar de quedarse sin ellas.

Es un juego muy sencillo, cuya dificultad mayor estriba en colocar las losetas, y que requiere de la atención y concentración de los niños para colocar sus fichas de color sobre el tablero que se va creando a medida que se levantan las losetas.  

El Frutalito

El frutalito es un juego cooperativo para niños de 3 años en adelante. La propia caja es el tablero del juego. Se sitúa un árbol y en el tablero se pone al cuervo. El número de jugadores es de 1 a 6 jugadores.

El objetivo del frutalito es colocar la fruta antes de que el cuervo llegue al árbol. Por ello todos los niños han de colaborar, para que el cuervo no llegue al árbol. Se tira el dado en cada turno y aparece una flor, para que levantemos una de las cartas. Si la carta tiene fruta, los niños podrán colgar las frutas del árbol. Si aparece el cuervo, éste avanzará una posición.

¿Dónde está la gracia de este juego de mesa para niños? En la parte en que se pone en juego la memoria. Hay muchas cartas iguales, con la misma flor. Los niños deben recordar dónde están las frutas y dónde el cuervo para ganar todos juntos la partida, y evitar que el cuervo llegue al árbol.

La escalera encantada

Un juego para 2-4 jugadores para jugar en familia. Se trata de un castillo encantado en el que se puede entrar, llegando al final de las escaleras. Pueden jugar niños a partir de 4 años de edad y es un juego muy divertido.

Se comienza abajo en la escalera, y gana el que llegue al final de la misma, para entrar en el castillo encantado. Cada jugador tira el dado y puede salir un número, para avanzar por la escalera, o bien sale un fantasma. Se puede convertir en fantasma a uno mismo o a otro jugador. A partir de entonces, como el fantasma tapa el color de la ficha, cuando haya más de un fantasma habrá que tratar de recordar cuál era la ficha de color que hay debajo. Este sencillo juego se torna muy divertido al no recordar al tirar el dado, y la sorpresa final será quién llega al final de la escalera.

El maestro

Se trata de un divertido juego en el que alguien hará gestos con las manos en el aire mientras el resto trata de adivinar qué está haciendo. Hay que aprender el lenguaje del maestro para tratar de interpretarlo, y cada jugador dibuja lo que cree que está dibujando el maestro.

 


 

Diferentes propuestas para niños a partir de 4 años, para disfrutar de nuevos juegos de mesa que ponen en juego habilidades, capacidad crítica, memoria y atención y concentración, muy importante en estas edades y en este mundo de estímulos instantáneos.