Formas de mejorar la enseñanza online

Blog Cokitos 0

7 Formas de mejorar la enseñanza online

Hoy en día en todo el mundo estamos viviendo multitud de cambios sociales y económicos que tiene algunas consecuencias en nuestros hábitos y en procesos importantes como la educación a lo largo de la vida o el trabajo. Desde hace dos años estamos incorporando hábitos para estudiar, trabajar o atender eventos online, que pierden la presencialidad, y lejos de ser cambios puntuales, estas transformaciones tienden a mantenerse e incluso a potenciarse.

Teniendo en cuenta estos cambios y la tendencia a futuro, es decir, que la enseñanza o el trabajo online han venido para quedarse y fomentarse, podemos plantearnos la cuestión de cómo adaptarnos para mejorar estos procesos. Si bien es cierto que el campus tradicional, los lugares de enseñanza físicos, son un lugar de encuentro vibrante y muy beneficioso por sus características presenciales y humanas, el entorno basado en la nube es un reto que debemos afrontar positivos y abiertos al cambio y a la mejora.

La curva de aprendizaje está subiendo a medida que se investigan nuevas herramientas y sistemas de enseñanza. Un ejemplo de ello es el software de administración de aula de Lanschool. Sin las interacciones cara a cara, o la participación en clase, la fatiga digital es inevitable. En respuesta a ello, se están encontrando soluciones que maximizan las oportunidades en esta era digital. Veamos algunas formas de mejorar la enseñanza en línea.

1. Relaciones personales

Es más importante que nunca que los sistemas y herramientas no pierdan de vista las relaciones personales. Además, las metodologías de enseñanza deben tener en cuenta esto para potenciar al máximo el interactuar, obtener sugerencias, y tener abiertos canales de comunicación bidireccionales para que la comunicación fluya y se potencie.

2. Motivación

Se trata de uno de los mayores retos en este nuevo escenario de enseñanza. Muchos instructores consideran complicada la tarea de motivar a sus alumnos en las plataformas online por considerarlas frías. Pero el foco debe estar en la creación de contenidos digitales y la metodología a la hora de transmitirlos, aprovechando al máximo las funciones y características de las herramientas que se tengan a disposición. Buscar la excelencia en cuando al contenido y su formato, sacando el máximo partido a las plataformas y sus potencialidad, es fundamental para el instructor digital.

3. Planificación

La educación en la nube tiene muchísimas posibilidades pero, igual que una web, necesita de buenos contenidos, accesibilidad, organización y claridad. Las personas que formen parte de esa comunidad de aprendizaje virtual deben tener a mano esta planificación, con calendarios, tareas, deadlines, avisos de sesiones y todo lo necesario para estar bien organizados. Es fácil organizar un curso online y que los alumnos se pierdan entre los contenidos. Las herramientas de organización y sobre todo, un buen uso de las mismas, será vital para facilitar el seguimiento de la formación, reunión o trabajo.

4. Seguimiento tecnológico y humano

Los facilitadores de conocimiento no solo deben crear buenos contenidos, organizarlos bien y motivar a sus alumnos, también deben tratar de hacer un seguimiento de cada uno y ayudar individualmente a aquellos que muestren dificultades. Saber que el instructor está pendiente del progreso de los estudiantes facilita el progreso de todos los alumnos y el aprendizaje, que al final es el mayor y único objetivo del proceso educativo.

5. Garantizar la equidad

El aprendizaje en línea ha creado nuevas brechas de equidad: en la experiencia tecnológica, en el acceso a Internet de alta velocidad, en las variables de la zona horaria, en la calidad del equipo o en el espacio de estudio propicio… Conocer estas dificultades dentro del grupo en cuestión puede ayudar a los instructores o facilitadores a tomar decisiones en cuanto a creación de contenidos, programación de tareas, formatos a entregar, etc. En cada caso serán decisiones diferentes en función de la naturaleza de cada grupo. La equidad en el mundo digital es un gran cambio al que nos enfrentamos a la hora de proponer una experiencia de aprendizaje online.

6. Estimular la participación

Aunque generalmente se le reconoce como un gran maestro, Sócrates no tenía aula, ni libros, ni escuela. Sin embargo, tuvo un profundo impacto en el pensamiento que ha perdurado durante siglos. Incluso se podría argumentar que la mayor parte del aprendizaje se produce fuera del entorno de la clase. Transferir la experiencia del campus de un debate animado a la nube incluyendo foros, chats y grupos de medios sociales en la planificación de su curso e incluir la participación de los estudiantes en los protocolos de evaluación pueden ser excelentes prácticas para estimular la participación.

7. Contenido actualizado

Es fundamental que el contenido sea fresco, o como se denomina en el mundo digital, evergreen. Mantener los enlaces o recursos actuales, los ejemplos adaptados a la realidad del mundo, así como facilitar la comunicación para la detección de mejoras en este sentido, de forma que toda la comunidad colabore en la actualización de la plataforma.

En definitiva, la educación en la nube tiene que seguir mejorando dado que va a seguir siendo necesaria y se va a integrar en el escenario educativo. Además de tener el hardware y el software adecuados, la comunidad educativa puede hacer mucho por mejorar la experiencia de aprendizaje en este entorno. Por ejemplo, los 7 puntos que se han expuesto en este artículo, a modo de ideas interesantes a tener en cuenta para mejorar la educación en línea. A medida que se generalice este tipo de enseñanza, el software avanzará y la parte humana deberá evolucionar a la par para garantizar que aquellas áreas que se ven debilitadas por la no presencialidad se conviertan en oportunidades para hacer de la experiencia online un viaje extraordinario.